En los Estados Unidos, las plantas de carbón están cerrando, pero la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera continúa aumentando. Girar hacia fuentes de energía renovables como la eólica, la solar y los biocombustibles es un paso necesario para detener los peores efectos del cambio climático. Se espera que la biomasa forestal sea una de las fuentes de energía clave, pero muchas personas se han preguntado cómo alimentar a las plantas de biocombustibles con los materiales que necesitan sin destruir los recursos forestales.

La tala árboles enteros de álamo promueve la energía de biomasa renovable de las copas y ramas, partes del árbol que a menudo se dejan en el bosque durante la tala a favor del tronco del árbol, utilizando el residuo que queda después de una cosecha sostenible para los troncos. Se ha supuesto durante mucho tiempo que eliminar las hojas y ramas de los árboles, en lugar de permitir que se descompongan en el bosque, agotará el suelo y conducirá a un ecosistema forestal más débil. Una nueva investigación de la Escuela de Recursos Forestales y Ciencias Ambientales de la Universidad Tecnológica de Michigan desafía esa hipótesis.

Para conocer más, revisa la noticia completa en: Phys