En estos tiempos de pandemia, han surgido cada vez más investigaciones acerca de cómo “reconstruir mejor” un mundo saludable, resiliente, próspero, justo y bajo en emisiones de carbono. Para lograr esta meta, la adopción de energías renovables es clave, y dentro de este proceso, la generación de empleos en toda la cadena de suministro será muy importante.

De acuerdo con la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA por sus siglas en inglés), el sector de las energías renovables empleaba a 11 millones de personas a nivel mundial a fines de 2018.

IRENA señala que impulsar una transformación energética basada en las renovables es una oportunidad para cumplir los objetivos climáticos internacionales, mientras se crean millones de empleos de calidad.

En este sentido, el experto en energía y clima del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Mark Radka, comenta: “Los paquetes de estímulo fiscal posteriores a la COVID-19 brindan la oportunidad de iniciar una recuperación ecológica y transformadora, con la creación de empleos verdes”.

Según el balance anual de empleos en el sector de las energías renovables de IRENA, la adopción de estas energías podría impulsar una generación de hasta 42 millones de empleos en 2050. Actualmente, los países donde se concentran los beneficios asociados a trabajos en el sector de las energías renovables son: Brasil, China, India, Estados Unidos y miembros de la Unión Europea; sin embargo, destacan también otros países del sureste asiático y  Colombia.

¿Qué determina la creación de empleos en el sector de las energías renovables?

Entre los factores que influyen en la generación de empleos a lo largo de la cadena de suministro de energías renovables, se encuentran las políticas gubernamentales, la diversificación de las cadenas de suministro, los patrones comerciales y las tendencias de reorganización y consolidación de la industria.

El cambio global hacia las energías renovables exige una creciente variedad de habilidades: técnicas, comerciales, administrativas, económicas y legales, entre otras. En este sentido, las mujeres juegan un un papel muy importante, considerando además que han sido históricamente excluidas en el sector. Actualmente, las mujeres representan 32% de la fuerza laboral de las renovables, una proporción sustancialmente mayor que el promedio de 22% reportado en la industria mundial de petróleo y gas.

“La energía renovable brinda la oportunidad de facilitar la transición a economías neutras en carbono y protegernos de futuras amenazas globales, incluidas las pandemias”, dice el experto en cambio climático de PNUMA Niklas Hagelberg.

Puedes leer la noticia completa aquí: https://www.unenvironment.org/es/noticias-y-reportajes/reportajes/transformar-el-sistema-energetico-un-beneficio-post-covid-19-para