En un gran número de comunidades rurales en el mundo, la leña es la única fuente de energía, por esto es importante el estudio del uso residencial de biomasa.

Un estudio realizado en Argentina, señaló los  avances en los esfuerzos de fomentar procesos de transición energética hacia un uso combinado de combustibles en la Región Noroeste de La Patagonia.    Los resultados de dicho estudio sobre los cambios en el uso de energía originado por un programa gubernamental que intentó reemplazar la leña por combustibles fósiles en viviendas rurales de la Patagonia Argentina, nos muestran cómo  la transición energética de la leña a una mezcla de Gas LP (GLP) y leña contribuye a mejorar la calidad de vida, mientras que la transición casi total al uso del GLP se vio afectada por la falta de calidad térmica en las viviendas y aumentó la energía consumida en unidades energéticas.

En este trabajo concluyeron que la falta de políticas de eficiencia energética condujo a altos costos operativos y a impactos ambientales altos. Con base en las características de las viviendas, los autores encontraron que los subsidios de GLP ahorrados en 2.2 años, devolverían la inversión para un aislamiento térmico que reduciría el 50% el consumo de gas y mejoraría sustancialmente la comodidad de los hogares.

Para revisar el artículo completo da click en el link: https://bit.ly/3cQJFrx