• Facebook
  • Twitter
2.8 billones de personas, predominantemente en países de bajos ingresos, todavía dependen de combustibles sólidos (madera, estiércol, desechos de cultivos, carbón vegetal, carbón, etc.) y fogones tradicionales o estufas simples para cocinar y calentar. 1.2 billones iluminan sus hogares con simples lámparas de queroseno y velas, causando exposición a altos niveles de contaminación del aire en el hogar y efectos negativos para la salud, con mujeres y niños afectados de manera desproporcionada. Así mismo, las emisiones de los combustibles de biomasa contribuyen al 2-8% de los impactos climáticos antropogénicos, incluido el 20-30% de las emisiones de carbono negro.En muchos entornos de gran densidad poblacional, el uso de leña es uno de los principales impulsores de la deforestación y la degradación de los bosques. Solo quedan 10 años para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 (ODS7), que exige garantizar “acceso a energía asequible, confiable, sostenible y moderna para todos”, incluido el acceso universal a la cocina limpia, y se estima que 2 mil millones de personas están en peligro de quedarse atrás. El día de hoy, concluyó el segundo ciclo de conferencias “Pathways to Clean Cooking 2050”, que empezó en la ciudad de Morelia, Michoacán, en el año de 2017, organizado por el Cluster de Biocombustibles Sólidos. En esta ocasión, se realizó en la ciudad de Wexford en Irlanda, terminando con la propuesta “Cambio de Paradigma. Componentes del nuevo acercamiento”del Dr. Omar Masera Cerutti, Responsable Técnico del Cluster BCS. También participó el Dr. Víctor Ruíz, líder del Laboratorio de Innovación y Evaluación en Estufas de Biomasa. Cerrando el ciclo de conferencias, moderó Andrew Revking, corresponsal de la revista National Geographic y del periódico The New York Times. Si quieres saber más acerca de las conclusiones de esta jornada, visita: http://www.pathways2cleancooking.info/wexford-2019.html