De acuerdo con Iván Ortiz, delegado de Dinak, “Mientras que el sector industrial controla con total rigor el nivel de emisiones, en el ámbito doméstico el control es más complicado y aún se pueden ver instalaciones incorrectas que pueden provocar desde un mal funcionamiento del equipo hasta la generación de un incendio”. Partiendo de ello, en este artículo de AVEBIOM se señalan algunos elementos que deben considerarse cuando se evalúan gases y humos en cualquier instalación doméstica. Para ello, un primer elemento a revisar es la correcta salida de humo y gases de la combustión de biomasa sólida, que depende de la elección de la chimenea, tomando en cuenta el biocombustible utilizado, las características de la instalación y las condiciones climáticas entre otros.

Tipos de chimeneas

El término de chimenea se refiere a cualquier sistema con conducto interior metálico que transporta los productos de la combustión desde el equipo hasta la atmósfera exterior. Otra manera con la que se conoce a la chimenea, son tubos de chimenea, conductos de humo, entubaciones, sistemas de evacuación o de escape, etc. En Europa, existen normas como la UNE 123001:2012 que toman en cuenta el cálculo, diseño e instalación de chimeneas modulares de biomasa y especifican cómo deben instalarse, comportarse y mantenerse las chimeneas que se utilizan junto con equipos de biomasa.

Si quieres saber más sobre evacuación de gases y humos en instalaciones domésticas de biomasa, puedes leer la nota completa aquí: https://www.avebiom.org/biomasanews/revista/biomasa-news-1/Evacuacion-gases-instalaciones-domesticas-biomasa