Según el profesor Xiaotao Bi, experto en Ingeniería Química y Biológica, los pellets de madera son la mejor opción para la calefacción residencial.

“En un entorno aislado, cuando solo se analizan las emisiones del combustible en combustión, el gas natural parece ser una opción más limpia”, dice Bi. “Pero cuando se tiene en cuenta el ciclo de vida completo del gas natural, un combustible fósil, con el de los pellets de madera, que provienen de un recurso renovable, los pellets son una opción mucho mejor para el ambiente. Son limpios y son sostenibles “.

Ambientalmente hablando, los pellets de madera son un combustible ideal para la industria y la calefacción urbana. Los materiales de madera de desecho, como el aserrín, se unen en un proceso de granulación a alta temperatura; no se utilizan aditivos ni pegamentos. No se cortan nuevos árboles para crear gránulos, y el método con el que se elaboran beneficia además al dar un uso a árboles muertos o con alguna plaga.

Los pellets tienen un tamaño uniforme y un contenido de humedad conocido, y se pueden quemar limpiamente en hornos de pellets automáticos que están diseñados con este fin, a diferencia de las rajas de leña o los residuos de madera que se queman en los hornos de forma tradicional. Los pellets han sido respaldados por diversas asociaciones, entre ellas, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos y son una de las fuentes de energía renovable y de combustión más limpia en la Tierra.

Bi, un experto en sistemas de partículas fluidas y reactores multifásicos, forma parte del Grupo de Investigación en Biomasa y Bioenergía (BBRG) de la Universidad de British Columbia (UBC), dentro de un equipo multidisciplinario que colabora con la industria y el gobierno para satisfacer las necesidades de la bioeconomía emergente. En los últimos cinco años, el BBRG ha aumentado de tres miembros a 15. Este grupo colabora ampliamente con la Asociación de Pellets de Madera de Canadá (WPAC) para diseñar un mejor pellet.

Bi realiza análisis del ciclo de vida —evaluaciones de los impactos ambientales y sociales de un producto o servicio dado causados o requerido para su existencia— para investigar los problemas de salud y ambientales de la quema de pellets y mejorar el desempeño ambiental de su fabricación, transporte y distribución. 

Su equipo de investigación trabaja para cuantificar las emisiones netas de dióxido de carbono e investigar la huella de carbono de los pellets, asociada a su almacenamiento y su transporte. Además, el grupo trabaja para mejorar la densidad de energía y la durabilidad de los gránulos, utilizando varios procesos multifásicos.

British Columbia (BC) está constituido como el centro de producción de pellets de madera en América del Norte y aproximadamente el 90% de sus pellets se exportan, lo que representa más de 500,000 toneladas que se dirigen a Europa cada año. En esta región, la industria de pellets de madera ha crecido un 20% cada año en los últimos cinco años.

 

Para mayor información, visita: https://apsc.ubc.ca/spotlight/research/wood-pellets-are-best-choice-for-residential-heating?fbclid=IwAR131j8BiXJiefdT0ZoJmxsPnQrq7i5x2s_LRqJ6qtT9M3yP7JwUA6U9d1M