De manera convencional, escuchamos que el uso tradicional de los combustibles maderables causan la degradación de los bosques, e incluso que la conservación de los hábitats forestales reducen el acceso a la energía y los medios de vida de los hogares rurales.

Lo anterior genera que hablar de la energía de la madera y la restauración del paisaje forestal se considere contradictorio. Sin embargo, el uso sostenible de la energía de la madera podría mejorar la restauración de paisajes forestales y, al mismo tiempo, contribuir a medios de vida sostenibles.

De acuerdo con “El Centro Internacional de Investigación Forestal”(CIFOR en inglés), el uso de madera como combustible tiene un “potencial sin explotar” que no ha sido incluído en las fuentes de energía renovable y ha sido poco considerada en estrategias de mitigación del cambio climático.

Esto porque se requiere mejorar la cadena de valor de la energía de la madera teniendo como objetivo reducir las presiones sobre los bosques a través de mejores prácticas de gestión y tecnologías mejoradas desde la producción y transformación de la biomasa, hasta la producción y uso de bioenergía y sus subproductos.

Una manera de lograrlo es mediante la agrosilvicultura, que se enfoca en reducir las presiones sobre los bosques a partir de la producción de biomasa para energía. Un ejemplo exitoso del despliegue de esta práctica proviene de un concepto integrado de restauración, donde los árboles de dos especies diferentes se mezclan para la generación de electricidad, biofertilizantes y forraje. Esto puede tener impactos positivos no solo en el rendimiento de los cultivos alimentarios sino también en el ingreso económico de los agricultores, la restauración de la tierra y el secuestro de carbono en el suelo.

Ejemplos como este se han hecho realidad en países de África, donde se resalta la importancia de mejorar el conocimiento y las capacidades relacionadas con la producción local y el uso sostenible de la energía de la madera, así como la planificación racional de paisajes sostenibles y el desarrollo rural. Para más información da click aquí.

 

¿Conoces algún ejemplo de este tipo aquí en México?