Si bien en el continente americano aún estamos avanzando en la generación de energía basada en la biomasa, en términos generales, los datos aportados por www.observatoriobiomasa.es son positivos para el sector que en Europa ya está bastante avanzado en las principales ciudades. Así, al cierre de 2018, tanto en España como en el resto de la Eurozona, crece cada vez más el uso de estufas y calderas alimentadas con biomasa.

Según el sitio especializado, “el mayor incremento de las instalaciones de calefacción con biomasa se ha visto impulsado por la venta de nuevas estufas de pellet, que en 2018 se elevaron hasta más de 50.000 unidades, un nuevo récord de ventas en España, aunque cifras que triplican en cantidad en comparación con Francia e Italia, que aún así siguen avanzando en la materia”.

Cada país vive realidades diferentes, y si hablamos de cuestiones relacionadas a la energía, puede haber mucha disparidad por ejemplo a la situación en África, en América o en el centro de Europa. Con la llegada de la temporada de invierno en Argentina, por ejemplo, pagar el gas natural conlleva cada vez más porción de los suelos, y hasta el momento no hay una alternativa posible a la calefacción por gas natural.

Del otro lado del Atlántico, en España, la producción del pellet doméstico se ha triplicado desde 2012 y ha evolucionado en función del progresivo incremento de la demanda, con cifras récord de ventas desde 2014 y que este año alcanzará las 650.000 toneladas. Es decir, su uso en los hogares es cada vez mayor en pos de la calefacción por gas. Sin embargo, la realidad de un país europeo está a años luz de uno en Argentina.

En septiembre se llevará a cabo la Conferencia Internacional del Mercado del Pellet Doméstico (CIMEP), en el marco de EXPOBIOMASA’19. Allí se conocerán las tendencias del mercado en los principales países productores como Portugal, Rusia, Canadá y Polonia y en aquellas naciones donde su consumo ingresó de lleno en los hogares además de los comercios e industrias.

Para leer la noticia completa, visita: Más estufas de biomasa