Existe un debate continuo sobre el papel que juega la bioenergía de origen forestal en la mitigación del clima. 

Este nuevo artículo de la revista “Science” busca aclarar dicha controversia e ilustra los impactos de la demanda de biomasa leñosa en los aprovechamientos forestales, los precios, las inversiones y la intensidad del manejo, el área forestal y el balance de carbono resultante bajo diferentes políticas de mitigación climática. 

El aumento de la demanda de bioenergía aumenta las reservas forestales de carbono gracias a las actividades de reforestación y un manejo más intensivo comparado con un caso en el que no hay demanda de bioenergía. Sin embargo, algunos bosques naturales se convierten a bosques con un manejo más intensivo, con pérdidas potenciales de biodiversidad. Incentivar tanto la bioenergía de base forestal, como el secuestro de bosques podría aumentar el secuestro de carbono y conservar los bosques naturales simultáneamente. 

Este paper concluye que el uso ampliado de la madera para bioenergía dará como resultado beneficios netos de carbono (ganancias), pero que una política eficiente también necesita regular el secuestro de carbono. 

Consúltalo aquí: https://advances.sciencemag.org/content/6/13/eaay6792